APUNTE BIOGRAFICO

 

 

Diego Rivera

 

 

Diego María Rivera, conocido como el gran muralista mexicano, nació el 8 de diciembre de 1886 en Guanajuato, Mexico DF. Famoso por sus ideologías utópicas y comunistas y su afán de plasmarlas en sus encantadores y, a veces, polémicos murales. Empezó a desarrollar su arte sobre edificios públicos y luego fue expandiendo su lienzo por diversos lugares, dentro y fuera de su ciudad natal. 

Alcanzó un gran volumen de obras, eso lo hace destacado en su profesión y  más reconocido que otros. No solo llegó a la excelencia en sus trabajos, sino que tampoco limitó su imaginación a una cierta cantidad. Incontables fueron sus obras. 

Su imaginación y 15 años de arduo estudio lograron que hoy Diego Rivera sea quien es y que pise tan fuerte en el ambiente artístico. Fue discípulo del famoso paisajista José María Velasco, dato no menor, a quien conoció en la Academia de San Carlos, hoy Escuela Nacional de Bellas Artes. Luego profundizó sus estudios por gran parte de Europa, gracias a su talento y por ser casi subsidiado por Justo Sierra (secretario de educación) en 1905 y por el gobernador de Veracruz en 1907. Fue alternando sus viviendas por México y países de América del Sur hasta mediados de 1915. Viajó también a Francia.

En 1916, fruto de su amorío con Angelina Petrovna Belova (pintora rusa), nació su hijo Diego, que falleció en 1917 con tan solo un año de vida. El destino le dio a Marika Rivera, su segunda hija en 1919, pero jamás la reconoció como tal, por ser concebida en una relación extramatrimonial con Marievna Vorobieva-Stebelska. 

Fue en España que ingresó en el taller de Eduardo Chicharro y en donde logró darle vida a obras basadas en otras de grandes autores reconocidos hasta el momento. Viajó nuevamente a Francia y no solo conoció “el cubismo” y las nuevas corrientes europeas, si no que tuvo la oportunidad de conocer a grandes intelectuales, entre los cuales se encontraban destacados Pablo Ruiz Picasso y Alfonso Reyes Ochoa.

En 1920 viajó a Italia y comenzó a incursionar en las artes renacentistas, participando activamente del movimiento que, para ese entonces era furor en Europa. Luego de un tiempo decidió regresar a su México amado donde comenzó su primer gran mural en el Anfiteatro Simón Bolívar de la escuela Preparatoria Nacional, hacía 1922. Mientras le daba vida a su mural, conoció a Guadalupe Marín, una indígena morena de largas cabelleras y profundos ojos verdes, que se transformó en poco tiempo en su segunda esposa. 

Para ese año, Diego Rivera decidió unirse al Partido Comunista Mexicano, plasmando esa adhesión y sus ideales en los murales que pintaba. En 1925 y 1926, consecutivamente, llegaron Lupe y Ruth Rivera, fruto de su nuevo matrimonio. En 1928 decide divorciarse de su esposa. Fue desde 1920 a 1921, donde Diego Rivera decide pasar radicalmente al muralismo.

A partir de 1927, fueron los de la Unión Soviética, quienes insistieron en invitarlo a Moscú, en conmemoración de cumplidos los primeros 10 años de la revolución Rusa de 1917. 

En 1929 fue expulsado del Partido Mexicano comunista y conoció a Frida Kahlo. En 1930 viajo a USA con el objetivo de exponer algunas de sus obras de temática comunista y tuvo algunos altercados con los periodistas norteamericanos. Fue contratado por Henry Ford para pintar los murales del Detroit Institute of Art y dio varias conferencias en Los Angeles. Todavía hoy hay pinturas de Diego Rivera en San Francisco y Detroit. 

En 1933 John D. Rockefeller Jr. decide contratarlo para llevar adelante el embellecimiento de una obra construida en Nueva York. Diego Rivera sería el encargado de pintar un mural en el lobby de dicho edificio, que formaba parte del Rockefeller Center. Fue allí donde nació su obra “El hombre controlador del universo”, que trajo aparejados más conflictos con la prensa de aquel país y con el propio Rockefeller, que se sintió sumamente agredido e insultado por el muralista cuando notó que Rivera había terminado su obra con el retrato de Lenin. Fue así que mandó a cubrir el mural por completo y terminó por destruirlo. Antes de volver a su país, Rivera pinta otro mural en Nueva York para aquellos obreros de filiación trotskista.

En 1934 Rivera pintó el mismo mural en Mexico, en el Palacio de Bellas Artes, lo nombró «El hombre en el cruce de caminos».

En 1940 decide divorciarse de Frida Kahlo para casarse nuevamente con ella ese mismo año, hasta 1954 cuando ella muere. Desamparado y enfermo viaja a Moscú y vuelve a casarse, esta vez con Emma Hurtado. Diego Rivera muere finalmente en 1957.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies