APUNTE BIOGRAFICO

 

Émile Gallé

 

 

 

Vidriero y fabricante de muebles francés nacido en Nancy el 4 de mayo de 1846 y fallecido en esta misma localidad el 23 de septiembre de 1904. Fue uno de los pioneros del Modernismo y fundó la importantísima Escuela de Nancy, de trascendental influencia en la expansión de este movimiento artístico. Fue, asimismo, el creador de tratamientos innovadores en el trabajo del vidrio; desarrolló multitud de técnicas, pero sus obras se caracterizan sobre todo por la inmensa poesía que supo transmitir en ellas. Su nombre completo era Emile Charles Martin Gallé.

Su padre, Charles Gallé, era propietario de una fábrica de espejos que posteriormente amplió, dedicando una importante parte de su producción a las piezas cerámicas. Hombre caracterizado por una gran cultura y un interés por todos los ámbitos del conocimiento, la figura de Charles fue importantísima en la formación de la sensibilidad artística de Émile; buena prueba de ello fue la gran cantidad de viajes que realizaron al extranjero juntos con el único propósito de profundizar en sus conocimientos, que abarcaron ámbitos tan diversos como el propio de las Artes Decorativas o la botánica. Hasta los 15 años estudió en el instituto de su ciudad natal, estudios tutelados por su padre que abarcaron la práctica del dibujo, y se inició en el conocimiento del mundo vegetal, que con posterioridad le sugirió todo tipo de brillantes diseños. Es de este momento de donde datan sus primeros trabajos: diseños florales para el taller paterno en los que demuestra tanto su validez para el dibujo como su facilidad innata para percibir la sinuosidad que le transmitieron sus observaciones botánicas. Entre 1862 y 1868 se trasladó a Weimar, donde realizó una serie de estudios de la más variada índole: escultura, dibujo, zoología, filosofía, biología o música. Además, siguió leyendo a diario la Biblia en correspondencia con el rígido protestantismo en el que fue educado.

Se trasladó a Meisenthal (Saar) en 1866, donde se incorporó a la fábrica de Scheverer & Co., productora de las vidrierías Burgun. Los cuatro años que transcurrieron durante su estancia en Meisenthal sirvieron para predecir que tras la figura de Gallé se encontraba un artista con capacidad de revolucionar la producción artística en vidrio tanto a nivel técnico como formal. Por ello, en 1870 se encargó del taller familiar, desde donde pudo poner en práctica todos sus experimentos y revolucionar las Artes Decorativas de su tiempo. En este momento comenzó su relación con el pintor Victor Prouvé, el cual además de colaborar con la empresa, legó un retrato del revolucionario vidriero francés en el que éste observa ensimismado una de sus creaciones (Retrato de Émile Gallé, 1892, Museo de la Escuela de Nancy).

A raíz de la guerra franco-alemana, Gallé es movilizado. Una vez finalizado el conflicto perdió el contacto con el taller de Meisenthal. 1870 fue una fecha decisiva en su biografía: inició junto con su padre un viaje que le llevó a París y a Londres; tanto en el Louvre, como en el Museo South Kensington o el Museo Nacional, Gallé quedó impresionado por los vidrios antiguos producidos por las culturas del Lejano Oriente (especialmente la japonesa). También aprovecharon para visitar el Jardín Botánico de Londres, visita de tanta importancia para su producción posterior como las anteriores.

A los cuatro años de su regreso al taller paterno, se ocupó de la dirección artística de éste. De esta época datan sus vajillas ilustradas con sencillos motivos animales y vegetales. Sus producciones, tanto las primeras en vidrio hasta las posteriores que abarcaron también la producción de muebles, fueron exhibidas con gran éxito y premiadas en las Exposiciones Universales de 1878, 1889 y 1900. En 1884 amplió su producción artística al mundo de la ebanistería, aunque desde su personal perspectiva, tanto técnica como formal. El éxito fue tal que dos años más tarde contaba ya con una fábrica que se dedicó a este tipo de producciones. Sus últimos diseños corresponden al año anterior a su fallecimiento, 1903, aunque la fábrica siguió produciendo y comercializando sus obras hasta su cierre definitivo en 1935.

Hombre de profundas inquietudes, formó parte de diversas sociedades artísticas: en 1890 fue nombrado miembro de la Academia Stanislas de Nancy, y al año siguiente en miembro de la Sociedad Nacional de Bellas Artes de París. En 1894 fundó por propia iniciativa la Sociedad Lorraine de Artes Decorativas en su localidad natal, pero la institución que fundó, patrocinó y más influencia ejerció en la difusión de la estética modernista fue la conocida como Escuela de Nancy (1901).

Obra

Émile Gallé se caracterizó por la multiplicidad de técnicas que aplicó en el mundo de las Artes Decorativas, tanto en la vidriería como en la ebanistería, y por las calidades mágicas de su universo decorativo: formaciones vegetales o zoomórficas siempre en función de una última función, la búsqueda de la belleza absoluta. Para ello, Gallé se movió en un ambiguo terreno artístico cuyas fronteras son el Simbolismo y el Modernismo. En la parte de su producción más famosa y reconocida, sus Vidrios parlantes (Verres parlants), Gallé incorporó desde flores y motivos vegetales hasta versos de significativos poetas simbolistas como Stephane Mallarmé o Charles Baudelaire. En su confección tuvo una gran parte de responsabilidad Victor Prouvé, que junto con Louis Majorelle enriquecieron el universo lírico que caracteriza la obra producida por Gallé.

Sus técnicas son conocidas con detalle puesto que publicó sus experimentos en el libro Apuntes sobre la producción del vidrio (Nancy, 1884). Como menciona Steineer en referencia al citado manual, los vidrios huecos se recubrían con una capa de vidrio coloreada opalescente sumergiendo el vidrio en un crisol. Tras el proceso de soplado, las capas de color se solaparán, produciendo bellos efectos. Este trabajo se complementa con una rica ornamentación por medio del buril; utilizado como elemento de dibujo, despliega un hermoso abanico de diversos motivos. También puede complementar la decoración de los verres por medio de incrustaciones retiradas luego capa a capa, con la paciencia artesana que caracterizó a la factoría Gallé. Otros métodos utilizados fueron el recurso al grabado por medio del ácido y el conocido como intercalair o vidrios de marquetería de fina factura.

En cuanto a sus realizaciones en el campo de la ebanistería, el artista francés se caracterizó por su uso de las maderas nobles, que eran talladas siguiendo sus complicados diseños y enriquecidas con fantásticas aplicaciones. Gran parte de su producción se puede admirar en el Museo de la Escuela de Nancy o en el Museo d’Orsay (París).

 

Texto extraído de: http://www.mcnbiografias.com

Émile Gallé

ARTISTA DEL CRISTAL

FRANCIA (1846 – 1904)

OBRAS EN ESTA GALERIA: 31

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies