APUNTE BIOGRAFICO

 

 

 

Giorgio Morandi

 

 

 

 

Giorgio Morandi, pintor italiano, nacido en Bolonia el 20 de Julio de 1890. Era el mayor de cinco hermanos y sus tres hermanas pequeñas cuidarán de él toda su vida. En 1907 se matricula en la Academia de Bellas Artes de Bolonia. Entre 1909 y 1911 hace algunos viajes por Italia, conoce la obra de Cézanne, Renoir y visita Florencia para conocer la obra del Quattrocento en los Uffizi. La influencia de los impresionistas se deja sentir en sus primeras obras.

En 1912 graba por primera vez un aguafuerte. Hasta entonces su expediente académico es excelente, pero en sus dos últimos años en la Academia se producen constantes contrastes de parecer con los profesores, debido a que Morandi ha empezado a desarrollar un lenguaje personal. En 1913 pasa el verano por primera vez en Grizzana y pinta allí numerosos paisajes.

Frecuenta a Licini, Marinetti, y acude a distintas veladas futuristas, a los que sigue de lejos. En 1914, en el Hotel Baglioni de Bolonia, expone junto a Licini, Baccheli, Vespignani y Pozzati. La exposición representa el primer intento de renovación en el provinciano ambiente Boloñés. Morandi mantiene siempre un alto grado de autonomía con respecto al futurismo y bastante más afinidad cultural con los cubistas franceses, como atestiguan sus naturalezas muertas de 1914 y 1915.

En esta época comienza su actividad docente que mantendrá hasta el año 1957. Entre 1915 y 1917 pasa varios meses enfermo. Esta época representa una etapa de trabajo y reflexión, destruye muchas de las obras que hace, pero quedan algunas como Bañistas (1915), una serie de paisajes y naturalezas muertas (1916), algunas con formas espirales, otras de inspiración metafísica.

A 1918 y 1919 pertenece un grupo importantísimo de naturalezas muertas en las que hay que remontarse de una formulación plana, hacia una recobrada exégesis de volúmenes. Aparecen, estos, con una integridad impenetrable de cuerpo celeste, tan exasperado y yerto, que su sentido abstracto de arquetipos de cilindros, conos, ovoides, se desvanece.

En 1919 conoce a De Chirico y a Carrá. Por esta época empiezan a aparecer en diversas publicaciones italianas artículos monográficos sobre la obra de Morandi. El artista mantiene intensos contactos con la parte más viva de la cultura italiana. Broglio organiza una exposición en Berlín en 1921 y la exposición Fiorentina primaverile de 1922. Hay obras de Carrá, de Chirico, Martini, etc. Morandi tiene dedicada una sala con diecinueve obras.

La gran Naturaleza muerta con el velador, de 1920, constituye la obra puente entre la época metafísica y la inmediatamente posterior en la que se empieza a mostrar un Morandi más auténtico; su lenguaje pictórico presagia todo cuanto vendrá después.

En los paisajes pintados entre 1921 y 1925 hay un rigor en la concepción tonal y una reducción del motivo a lo esencial que nos remiten a Corot, aunque hay que apuntar que, en la obra de Morandi, las referencias están elegidas más por intuición que por conocimiento efectivo.

Entre 1920 y hasta mediados de los años treinta la actividad de Morandi como grabador es incesante. Pese a no tener participación activa en la vida de grupo, Morandi no deja de participar en los acontecimientos importantes del debate cultural. Está presente en las exposiciones del Novecento Italiano de 1926 y 1929.

Expone también en la galería Bonaparte de París (1929), en Basilea (1930), en Berna (1930), en Buenos Aires y en Brasil (1930). En 1932 participa en la exposición parisina, Artistes italiens modernes, en la que figuran los más importantes artistas italianos de entreguerras.

La consagración de su italianidad artística le llega en 1932 cuando la totalidad del número 10 del italiano está dedicado a Morandi con texto crítico de Soffici.

Desde 1928 está presente en las Bienales de Venecia y expone con asiduidad en el extranjero: es invitado repetidas veces al premio Carnegie de Pittsburg, en 1930 está presente en la Mostra dell’incisioni moderna en la Biblioteca Nacional de Paris, en 1936 representa a Italia en la Exposición Universal de París. Aunque Morandi nunca viajó fuera de Italia su obra es apreciada en todo el mundo.

Es apresado en junio de 1943. Tras su evacuación se refugia en Grizzana.
En 1946 recibe el primer premio de pintura de la Bienal de Venecia, donde figuran también De Chirico y Carrá y, este mismo año, la Calcografía Nacional de Roma le dedica una antológica de aguafuertes. A partir de entonces numerosas exposiciones en Italia y en el extranjero demuestran la alta consideración de que gozó su obra.

Tras una larga enfermedad, Morandi fallece en Bolonia en 1964.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies