APUNTE BIOGRAFICO

 

Henry Moore

 

 

 

Escultor británico, padre de la moderna escultura de aquel país, nacido en Castleford (Yorkshire) el 30 de julio de 1898 y fallecido el 31 de agosto de 1986.

A los diez años decide ser escultor, pero hasta 1919 no entra en la Leeds School of Art, siendo el único estudiante de escultura de la escuela; durante este tiempo conoce a Sir Michael Sadler, cuya importante colección incluye cuadros de Cézanne, Gauguin y Matisse, que son los primeros ejemplos de arte moderno que Henry Moore puede ver; lee Vision and Design de Roger Fry y le interesan especialmente los capítulos dedicados al arte precolombino y a la escultura negra.

En 1900 consigue una beca para estudiar en el Royal College of Art de Londres. Visita con frecuencia el Museo Británico para estudiar la escultura antigua; más tarde diría: «Picasso y el Museo Británico son las únicas fuentes que necesité». Desde el principio le interesa el tratamiento del material en su auténtica naturaleza, rechaza la afición de Rodin por el modelado y sigue las directrices de vuelta a la talla directa y a una relación activa con el material, que Epstein ya había establecido pocos años antes. En estos años le interesa especialmente el arte mexicano, que le influye bastante en su trabajo durante los años veinte.

En 1922 H. Moore va por primera vez a París y ve, en la colección Pellerin, el Grandes Baigneuses de Cézanne que le causa un gran impacto. En 1924, con una beca para viajes de estudios, viaja por Francia e Italia, y admira la monumentalidad de los frescos de Masaccio en la Capilla Brancacci de Florencia. De vuelta a Londres, completa Mother and Child, una talla en piedra; casi todas sus esculturas entre 1921 y 1939 son tallas: «No perfectamente simétricas, son estáticas, fuertes y vitales, de ellas emana algo de la energía y el poder de las grandes montañas» (Moore sobre la talla directa); no está interesado en la belleza del ideal clásico, prefiere el poder de la expresión y dota a sus esculturas de energía y vida propias.

En 1928 H. Moore recibe su primer encargo público para las oficinas centrales del metropolitano londinense; la obra causa una considerable controversia. En el mismo año realiza su primera exposición individual en la galería Warren. Reclining Figure de 1929 es sin duda su escultura más importante de los años veinte y es el primer trabajo que refleja la tremenda influencia del arte mexicano. Las figuras reclinadas, junto con las maternidades son temas constantes en su obra que le permiten experimentar con nuevas ideas formales y explorar infinitas variaciones; las figuras femeninas reclinadas son una metáfora de paisaje en la cual, el pecho y las rodillas son colinas y los huecos, cuevas en laderas.

En 1930 es miembro de la Seven and Five Society y en 1933, con Nash, colabora en la formación del grupo de vanguardia Unit One. Se instala en los estudios de Park Hill Road en Hampstead, junto con Barbara Hepworth y Ben Nicholson. En 1932 talla Composición, en madera africana oscura; es su primera escultura horadada y con ella se acerca al biomorfismo de Miró, Arp, Tanguy y sobre todo Picasso; los dibujos de Picasso de los años veinte ejercen una influencia directa sobre el trabajo de Moore en los primeros años treinta (en París, con Hepworth y Nicholson, había visitados los estudios de Picasso, Braque y Brancusi); esta obra ilustra cuán rápida e intuitivamente Moore asimila la iconografía picasiana. En 1932 crea el Departamento de Escultura en la Chelsea School of Art.

En 1936 Henry Moore toma parte en la Exposición Surrealista Internacional en New Burlington Galleries y en 1938, en la exposición de Arte Abstracto del Stedelijk Museum de Amsterdam. Aunque experimenta con una abstracción casi geométrica, durante estos años se interesa vivamente por la figura humana y por la humanidad en general. Durante los años treinta utiliza el lenguaje surrealista para encontrar temas (en 1932 hace una serie de dibujos de huesos y conchas, asociando formas de la naturaleza a formas humanas). Entre 1935 y 1937 realiza algunos de sus trabajos más abstractos; son tallas de formas cuadradas que reflejan la influencia de los relieves de Ben Nicholson del mismo período.

Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial se une al War Artist’s Scheme, y consigue un gran reconocimiento a nivel nacional con sus dibujos de refugios, inspirados en las escenas vistas en las estaciones de metro, donde la gente se refugiaba; visitaba los refugios una o dos veces a la semana, dibujándolos de memoria mientras vuelve a casa. Esta experiencia de la guerra hace que su trabajo de los años cuarenta se haga más humanista. En 1943 recibe el encargo de tallar una Virgen con Niño para St. Mattheu’s Church en Northampton, una composición hierática cuyos antecedentes se encuentran en Masaccio y las figuras griegas arcaicas.

En 1946 el Museo de Arte Moderno de Nueva York le hace su primera gran retrospectiva. En 1948 gana el Premio Internacional de Escultura de la Bienal de Venecia. Es ya un escultor de renombre internacional y recibe muchos encargos, lo que le obliga a trabajar cada vez más en modelado y fundición de bronce.

En 1948-1949 modela Family Group, en donde aparece por primera vez en su obra una figura masculina y en 1951 realiza Reclining Figure, para el Festival de Bretaña. Necesita emplear ayudantes y, entre ellos, están Anthony Caro y King. De este modo, su estudio se convierte en un taller de aprendizaje para jóvenes escultores. En 1957 talla, en Italia, Reclining Figure en mármol travertino, que tiene como destino la sede de la UNESCO en París y de 1963 a 1965 ejecuta un gran bronce en dos partes para el Lincon Center de Nueva York.

A lo largo de su carrera, dibuja continuamente, desde los primeros dibujos de figuras e ideas para esculturas, hasta el Sheep Album, que se complementa con el gran bronce Sheep Piece de 1972. Desde los años cincuenta recibe honores y se le dedican numerosas retrospectivas, destacando las de la Tate Gallery en 1951 y 1968. A partir de este año Moore muestra un renovado interés en el dibujo como actividad independiente de la escultura y realiza más de doscientas sesenta litografías y grabados. En 1972 hace una gran exposición en el Forte di Belvedere de Florencia. Con motivo de su ochenta cumpleaños se realiza una exposición de su obra en la Serpentine Gallery y en los Kensington Gardens; en ese mismo año dona la mayor parte de su obra a la Tate Gallery.

En diciembre de 2005 unos desconocidos robaron con un camión y una grúa una escultura de Moore titulada Una figura tumbada que se encontraba en la ciudad de Much Hadam, al norte de Londres, de 3,5 m de longitud y dos toneladas de peso. La escultura, que estaba valorada en unos 4,5 millones de euros, se cree que fue robada para fundirla, por el valor del broncem (aproximadamente unos 7.500 euros), no por su valor artístico.

Texto extraído de: http://www.mcnbiografias.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies