16 abril, 2020

Ilustración 44

No hay plazo que no se cumpla, o el convidado rojo.

SEM – 140 x 195 mm – Sign. DIB 18/1/4899

El pie de la acuarela –señaló Lee Fontanella– alude a la obra No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, o el convidado de piedra, reelaboración de El Burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, realizada por Antonio de Zamora a comienzos del siglo XVIII. La comedia se representó con frecuencia incluso tras el estreno de Don Juan Tenorio, de José Zorrilla (1844).

El convidado es aquí la República, alegorizada en la figura de Marianne, quien con la espada de la justicia y la balanza de la equidad, se yergue sobre el trono caído mientras el gallo anuncia un nuevo día. En la parte izquierda, Luis González Bravo y el fiscal de imprenta, con una enorme tijera, contienen el tambaleante dosel de la monarquía. A la derecha aparecen el príncipe Alfonso despedido por los aires, el padre Claret, Isabel II arrodillada y Carlos Marfori que luce el collar de la orden del Toisón de Oro.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies