APUNTE BIOGRAFICO

 

 

  Timoteo Pérez Rubio

 

 

 

Timoteo José Pérez Rubio nace en Oliva de la Frontera (llamada por entonces «de Jerez») el 24 de enero de 1896, exactamente en la denominada «Casa del Ermitaño», situada a escasos metros del santuario de Nuestra Señora de Gracia, patrona de la localidad.

Es bautizado en la parroquia de San Marcos Evangelista por el presbítero José Salgado Valsera, cuatro días después de su nacimiento.​

A la vista de las notables dotes naturales que el joven muestra para la práctica artística, aprende los primeros rudimentos de la Pintura con el párroco José Guerra Lechuga. Por medio de una beca del Ayuntamiento, se matricula en la actual Escuela de Artes y Oficios de Badajoz, en la que toma clases del pintor pacense del momento, Adelardo Covarsí, quien parece estimular el desarrollo de su futura inclinación al paisajismo.

En 1915 (con 19 años), llega a Madrid, becado por la Diputación Provincial, donde estudia en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, al tiempo que se relaciona con el ambiente cultural y artístico de la época, especialmente con el valdepeñero Gregorio Prieto, con quien entabla una estrecha amistad.

Durante la temporada 1917-18,​ disfruta de una nueva beca, esta vez en la llamada «Escuela de Pintores de El Paular», creada un año antes por la Dirección General de Bellas Artes y dirigida por Enrique Simonet, en la que consigue sus primeros premios. El 25 de marzo de 1922, contrae matrimonio en la basílica de Nuestra Señora de la Concepción de Madrid con la escritora de la Generación del 27 Rosa Chacel,​ de quien realiza numerosos retratos. Desde ese momento hasta 1928, prosigue su formación en la Academia de España en Roma.

Datan de estos años obras como Plaza de Buitrago, varias naturalezas muertas, Laguna de verano, Tejar camino de Siena (óleo sobre lienzo, 340 x 300 cm), «tamaño impuesto por el absurdo reglamento que a los pensionados obliga» (Vegue y Goldoni), Alpes italianos (óleo sobre lienzo, 93 x 99 cm) o Paisaje de Trubia, ya de 1929, de bellos tonos grisáceos, en las que el artista manifiesta su predilección por los impresionistas franceses, que debió de conocer de forma progresiva a partir de la muestra celebrada en Madrid a mediados de 1918, en la que se presentaron obras de Monet, Pissarro o Alfred Sisley, entre otros, o los españoles Darío de Regoyos o Santiago Rusiñol, lo que lo aleja decididamente del costumbrismo realista de su tierra.

También por estos años, logra cierto galardón del Círculo de Bellas Artes de Madrid, a la vez que obtiene Primer Premio de la VIII Exposición Regional Extremeña, convocada por el Ateneo de Badajoz, en la que coincide con Hermoso, Covarsí, Juan Caldera, Pérez Comendador o Garrorena, entre otros, ambos en 1919.

Madurez artística

Tras su regreso de Roma, su pintura evoluciona hacia un cierto «giottismo» cubista que ya no encaja con la figuración tradicional ni aun con su particular «paráfrasis del impresionismo» (Rosa Chacel) de su primera etapa. Forma parte de la «Sociedad de Artistas Ibéricos» (SAI), creada en Madrid a finales de 1924 con el objetivo primordial de incorporar el Arte español a las vanguardias europeas del momento.

En 1930, concurre a la 31. ª Exposición Nacional de Bellas Artes, inaugurada por Alfonso XIII el 14 de mayo 16​17​ en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro, en la que se le concede Segunda Medalla​ por su cuadro Paisaje con animales, considerado por el portugués Novais Teixeira como «un grito de buen gusto en medio de toda la mediocridad del certamen».​ El crítico de Arte de la revista Blanco y Negro Manuel Abril, por su parte, dice del mismo:

El cuadro de Timoteo Pérez Rubio viene a demostrar cómo se puede incluso llegar al sentimiento ¿franciscano? de unos borriquillos, sin cursilerías, ni sentimentalismos, ni ripios; cómo se pueden compaginar el sentimentalismo y la naturalidad con la composición y el estilo; cómo puede un pintor nuevo, que no ha tenido jamás medallas de primera, ofrecer un haz de maestrías que no hemos visto casi nunca reunidas en esos grandes cuadros que ahora se echan de menos y que fueron honrados antaño con toda clase de premios.

De la otra obra presentada (Parque en invierno, escribe:

[…] lo mismo podemos decir del paisaje de este autor, magnífico de justeza y sobriedad, aunque a determinadas horas del día la luz cruda de la sala impida apreciar la valoración segura de ese lienzo tan simple como firme.

En 1932, obtiene «Medalla de Primera Clase» de la 32. ª Exposición Nacional de Bellas Artes (en total, presenta «dos paisajes de los Alpes y Alemania» [sic])​ por Paisaje de Normandía. Viaja por Europa y América Latina, exponiendo sus obras en distintas galerías, entre las que sobresale la Flechiem de Berlín (1933),​ junto a artistas como Gutiérrez Solana, Vázquez Díaz, Joan Miró, Pablo Picasso o Salvador Dalí, entre otros.​

En lo que al desempeño de cargos y otras labores organizativas se refiere, cabe destacar su nombramiento como subdirector del Museo de Arte Moderno de Madrid, antecesor del actual Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en 1931​ y, ya en 1937, como presidente de la Junta Central del Tesoro Artístico Nacional,​ creada por decreto de 5 de abril de ese año,​ lo que unido a su participación en el montaje de la magna exposición (más de quinientas obras) L’Art Espagnol Contemporain, celebrada en las salas del Jeu de Paume de París, o su trabajo como miembro del comité de redacción de la revista Arte se traduce en un notable detrimento de su producción pictórica anterior.

Años de exilio (c. 1940-1977)

Tras la Guerra, debido a su filiación prorrepublicana, Pérez Rubio tiene que expatriarse. A comienzos de los años 40, tras una breve estancia en Argentina, se traslada a Brasil, concretamente al estado de Río de Janeiro​ (su esposa y su hijo Carlos (n. Madrid, 1930) regresan a Buenos Aires), donde reside hasta su muerte. Allí conoce a destacados artistas brasileños como Cândido Portinari o Di Cavalcanti. Dos años más tarde, expone en el Museu Nacional de Belas Artes con el patrocinio de la poetisa chilena y Premio Nobel de Literatura Gabriela Mistral, quien dice de él que «es un artista completo».​

También por entonces, descubre un yacimiento de caolín cuya explotación resulta finalmente un fracaso provocado por la crisis,​ a la vez que se convierte en uno de los más apreciados retratistas del cuerpo diplomático y la alta sociedad brasileña del momento. Sus exposiciones, sin embargo, resultan cada vez más infrecuentes.

En octubre de 1974, después de treinta y cinco años de exilio, regresa a Madrid, donde asiste especialmente a la inauguración de una pequeña muestra de sus cuadros organizada en la sede de la Biblioteca Nacional.

El 24 de noviembre, se le rinde homenaje en Oliva, pueblo natal del pintor. Participan conocidas personalidades del mundo artístico y cultural de Extremadura como Enrique Pérez Comendador, Madeleine Leroux, Francisco Pedraja, Guillermo Silveira, Francisco Lebrato o Julio Cienfuegos, entre otros.​

Fallece en su residencia de Valença (Brasil) el 8 de agosto de 1977, a los 81 años de edad, a consecuencia de una afección cardiaca, cuando proyectaba su inmediato regreso del exilio.​ En abril de 1999, sus restos son traídos a España e inhumados el día 13 en el cementerio municipal de Oliva de la Frontera.

OBRAS DE TIMOTEO PEREZ RUBIO FACILITADAS A ESTA WEB POR EL                                                    MUSEO EXTREMEÑO E IBEROAMERICANO DE ARTE CONTEMPORÁNEO (MEIAC)

001 Composición alegórica (La Esperanza). 1929-30. Óleo sobre lienzo. 116 x 106 cm.

002 Retrato de Rosa Chacel. 1925. Óleo sobre lienzo. 147 x 130 cm.

003 Marujota. 1919. Óleo sobre lienzo. 84 x 72 cm.

009 Ninfas en el jardín. 1930. Óleo sobre lienzo. 230 x 350 cm.

012 Paisaje extremeño. 1926. Óleo sobre cartón. 30 x 40 cm.

013 La merienda. 1928. Óleo sobre tabla. 44 x 37 cm.

020 Paisaje alpino. 1924. Óleo sobre tabla. 35 x 40 cm.

022 Sol de mañana II. 1920. Óleo sobre cartón. 36 x 45 cm.

029 Rosa Chacel. Técnica mixta sobre papel

030 Retrato de Concha Albornoz. Lápiz sobre papel.

031 Retrato de Rosa Chacel sobre fondo cubista. Años 30. Lápiz sobre papel.

032 Paisaje urbano. Suiza. 1939. Lápiz sobre papel

033 Sin Título. Lápiz sobre papel.

Timoteo Pérez Rubio

PINTOR

ESPAÑA (1896 – 1977)

OBRAS EN ESTA GALERIA: 33

Obras facilitadas a esta web por el                        MUSEO EXTREMEÑO E IBEROAMERICANO DE ARTE CONTEMPORÁNEO (MEIAC)

Imagen número: 001, 002, 003, 009, 012, 013, 020, 022, 029, 030, 031, 032 y 033

Los títulos y formatos de estas obras los pueden consultar en el apunte biográfico del artista.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies