APUNTE BIOGRAFICO

 

 

UrbanoLugrís González

 

 

 

Lugrís González, Urbano. La Coruña, 28.I.1908 – Vigo (Pontevedra), 23.XII.1973. Pintor.

Hijo del jurista Manuel Lugrís Freire —uno de los miembros fundadores de la Real Academia Galega en 1906, además de dinamizador de la escena político cultural en años decisivos para la conformación de la identidad moderna de Galicia— y de la pianista Purificación González Varela. Si a ello se añade que su tío, Urbano González Varela, fue poeta y pintor posromántico, y que su padrino era el conocido historiador Francisco Tettamancy y Gastón, del que proviene, sin duda, su temprana fascinación por un mundo poblado de leyendas celtas —onírico y legendario—, fácil es deducir que su infancia y adolescencia discurrieron en medio del arte, la música y la poesía. Un ambiente que resultaría determinante en su vocación, aunque cursase estudios mercantiles en La Coruña y Santiago antes de trasladarse a Madrid, en 1930.

En el bullicioso Madrid de la década de 1930 asistió a las tertulias de “La Granja del Henar”, donde iba a ser determinante el encuentro con figuras como Federico García Lorca, Carlos Gurméndez o Rafael Dieste, con el que establecería una amistad duradera; también conoció a Eugenio Fernández Granell. Trabajó en el guiñol de marionetas de Bartolozzi, lo que le posibilitó más tarde el ingreso en el teatro de las Misiones Pedagógicas de la República, con el que colaboró activamente diseñando numerosas escenografías para el teatro de guiñol. Fue encarcelado tras firmar el Manifiesto de intelectuales y artistas a favor de la República. Al estallar la Guerra Civil, luchó en el frente asturiano.

En 1942, y de su matrimonio con Paula Vadillo Bras, nació su hijo Urbano, que también será pintor y marino. La incorporación a la pintura va a ser tardía —la primera exposición no tuvo lugar hasta 1949 en la Sala Macarrón de Madrid—. Con anterioridad desarrolló su faceta como ilustrador y grafista. Para la primera edición del libro Los paisajes iluminados de su amigo José María Castroviejo (Vigo, 1945) diseñó una fantástica cubierta, mientras que en el interior dibujó con precisión y primor propios de un miniaturista toda una serie de iconos que luego trasladó a la pintura, y que configuraron en lo sucesivo su universo encantado y su personal laboratorio submarino, impregnado de nostalgia y poblado de rosas de los vientos, veneras y caracolas, pipas de marino y botellas con barcos en su interior, catalejos y prismáticos, brújulas, conchas, medusas y catedrales fantásticas sumergidas en paisajes de ría. El Vagabundo, libro de poemas de Luz Pozo Garza (1952), o Padre Quiroga, de Domingo Quiroga (1954), se cuentan entre los sucesivos libros ilustrados por Lugrís. Todavía en 1963, y para el libro de poesía Isla de dos, de su gran amigo Miguel González Garcés, realizó diez dibujos de matiz erótico —únicos en su género— y que obedecen, sin duda, a las exigencias del texto.

La década de 1950 fue de gran actividad. Ya a comienzos, en 1951, pintó cinco murales y un tríptico para la Cofradía de Pescadores de Malpica (La Coruña), y al año siguiente, los murales del Instituto de Cultura Hispánica, de Madrid.

Formó parte del grupo fundador de la revista Atlántida (La Coruña, 1954-1956), junto con Mariano Tudela y José María de Labra. Diseñó las sucesivas cubiertas de la publicación con un dibujo/collage que cambiaba de color en cada número y, junto con Álvaro Cebreiro, realizó las viñetas lineales del interior.

 

Texto extraido de: http://dbe.rah.es/biografias

U. Lugrís González

PINTOR

ESPAÑA (1908 – 1973)

OBRAS EN ESTA GALERIA: 13

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies