APUNTE BIOGRAFICO

 

 

Vito Campanella

 

 

 

 

Vito Campanella, nació en 1932 en Monopoli (Italia), y soportó el dolor, la agonía y la escasez que rodearon la Segunda Guerra Mundial. A raíz del conflicto armado, la vida cotidiana en el sur de Italia cambió para siempre. Aunque Vito Campanella comenzó a pintar a la edad de 14 años en su ciudad natal, su amor por las artes visuales se inició mucho antes.

Cuando era niño, solía asistir a escuelas de arte, donde su don de la pintura prosperó y donde comienza a madurar artísticamente. En 1948 el joven artista fue seleccionado para crear un mural para embellecer la iglesia de su ciudad natal y 1948, conquistó en Nápoles el premio de “Pintura delle Regioni”.

Poco después, Campanella fue invitado a exponer sus pinturas en el Salón Anual en Bari, donde es premiado a la edad de 20 años. Más tarde se trasladó a Florencia, donde participó con entusiasmo en variadas actividades culturales y continuó pintando.

Siempre en movimiento y con ganas de expandir su potencial estético, se desarrolló en muchos estilos diferentes, incluyendo el arte pop, la abstracción y la geometría antes de descubrir su verdadero camino en el surrealismo.

El escultor G. Rossi le presentó al gran maestro Giorgio De Chirico y la amistad que siguió fue una experiencia crucial para Campanella. Gracias a él tuvo acceso a un ámbito filosófico en el que la pintura había florecido extraordinariamente y cuyos caminos Campanella ya estaba paseando.

En Roma conoció al famoso Salvador Dalí y su relación fué muy importante para el joven pintor.

Durante su estancia en Milán, estudió la anatomía, el equilibrio y la simetría del cuerpo humano en la Academia de Brera, Escuela de Bellas Artes. Algunos años más tarde, decidió reunirse con su familia en Argentina. Inmediatamente abrazó los movimientos del arte argentino y latinoamericano, sin embargo, nunca olvidó sus vínculos europeos y comienza a participar en los más importantes salones internacionales, como lo fue la exposición de sus obras en el Salón Metamorfosis sobre la Avenue des Champs Elisées en París, Francia. A partir de 1962, Campanella dedicó toda su vida a la pintura.

Ya afianzado en Argentina, lanzó varias series célebres como “Unicornios”, “Alquimia”, lleno de significados esotéricos o la aclamada “Músicos Cósmicos”. Sus trabajos fueron exhibidos en el IX Internacional Joan Miró Exposición de dibujos (España), XII Exposición Internacional de Pintura (Riviera francesa), Salón d´Autumme Vallambreuse (París), II Exposición Internacional de Pintura IAG (Atenas) y el Show Argentino de Pintores Surrealistas (Buenos Aires). En 1976 obtuvo el premio Palma de Oro de la Exposición Internacional (Monte Carlo) y unos años después, un Premio de Arte Contemporáneo (Lyon).

La influencia gaucha en Argentina inspiró una serie sobre el clásico de la literatura, el “Martín Fierro”, traducido en obras maravillosas y por aquel entonces el Correo Central Argentino emitió un sello dibujado por Campanella.

Siguieron otras series notables, entre ellas “Mitología griega” (Buenos Aires) y “Huevo” (São Paulo), así como obras sorprendentes que exhibió en París y Atenas. La Tierra Santa fue representada maravillosamente en sus pinturas se la serie “Bíblica”. Los “Centauros” fue una serie creada en París, donde Campanella fue nominado miembro honorario de la Asociación Artistas Plásticos Franceses. Los 80 fueron años de mucho trabajo dedicado a su pintura. Mostró sus pinturas en Montevideo, ganó el Premio Deloye en París y se le ordenó como Caballero de la República Italiana.

La reputación de Campanella siguió creciendo y sus trabajos fueron exhibidos en el Museo Contemporáneo de Arte de Tokio y en el Salón Freud de Jerusalén. Con su “Homenaje a Leonardo da Vinci”, pintada en Europa, fué aclamado en Roma y Sao Paulo. En ese tiempo, creó la excelsa serie “Mujer… Mujeres”. Así mismo ilustra una tarjeta postal para UNICEF

“Cent Signatures”, el libro escrito por el crítico de arte Charles André Rousseau, incluye a Campanella entre los 100 mejores artistas contemporáneos. Sus obras se han exhibido en la Artefiera de Bolonia y su serie “Recuerdo de los siglos”, dedicado a los grandes maestros, fue elogiado en Buenos Aires, San Pablo y Roma. La fama de Campanella no conoce fronteras. Sus cuadros fueron exhibidos en la exposición de las Artes para la Humanidad en Bagdad y fue nombrado miembro académico de Bellas Artes de la Academia de Estudios de Liguria (Génova) y Comandante de la orden San Jorge y Santa Rosa de América por el Parlamento Internacional para la Seguridad y la Paz.

La prominente Galería Florentina degli Uffizzi exhibió y adquirió un auto-retrato de Campanella. Sus obras han sido apreciadas en Arte Roma (Roma), Art Expo NY (Nueva York) y New Masters Shows, (Miami), el Salón Surrealista Breton (Lyon), Mitsokoshi Gallery (Tokio) y exposiciones en Aspen (Colorado) , Boca Ratón (Florida) y en Montecarlo.

Más recientemente, el Museo Municipal de Bellas Artes de La Plata (provincia de Buenos Aires) expuso una importante retrospectiva y el gobierno argentino ha premiado en innumerables oportunidades sus logros en el arte. Ganó así mismo el Premio Lorenzo el Magnífico de la Modern Bienal de Arte de Florencia donde fue nombrado Miembro Honorario de la Asociación Artistas florentinos. Con el cambio de siglo, expuso sus obras en la Gallerie de la Cathedrale (Mónaco). Sus pinturas se han exhibido en innumerables oportunidades en ArteBA (Buenos Aires), Art Expo NY (Nueva York), Art Chicago (Chicago, Illinois), Salón de Arte Sacro (Siracusa, Italia) y en Luxemburgo, donde pintó un mural imponente.

También ha sido invitado de honor en ARTECLASICA Buenos Aires. En 2005, el Senado Argentino ha galardonado merecidamente sus logros culturales. Un año más tarde, Campanella se convirtió en miembro vitalicio de la Unión de Cóndores de América. En 2006, la Casa de la Cultura de São Paulo (Brasil) reunió una importante exposición retrospectiva y Campanella se convirtió en un distinguido miembro de la Academia Brasileña de Arte, Cultura e Historia.

En 2007, Campanella recibió la Orden del Mérito de Comandante otorgado por la República Italiana y nominado Pintor del Año por la revista especializada de la Asociación Borges Proa. En 2008, las obras de Campanella se muestran en una exclusiva galería de arte de Estocolmo, y en São Paulo (Brasil).

Después de más de 50 años dedicados a la pintura Vito Campanella es considerado un artista universal, un pintor de renombre llamado Maestro por el prestigioso diccionario Suizo de Arte “Art Leaders of the World.”

 

Texto extraído de: http://coleccioncampanella.com.ar

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies