APUNTE BIOGRAFICO

 

 

 

Dan McCaw

 

 

 

 

Dan McCaw nació en Butte, Montana, Estados Unidos, en 1942.
Se formó inicialmente en el Instituto de Tecnología de Butte Montana, en la que tuvo como maestro a Sergei Bongart, que ejerció una fuerte influencia en su pintura.

Posteriormente la completó en la Academy of Art University, de San Francisco, en el Art Center College of Design, en el Art Center College of Design, de Pasadena, California y en la Escuela de Arte Bongart, en Santa Mónica, California.

Posteriormente ejerció como profesor en el Art Center College of Designs durante 17 años, y le fue otorgado un doctorado honoris causa de la Academia de Arte de la Universidad, siendo en ella maestro de cientos de estudiantes en las últimas décadas.

En la pintura de McCaw, se puede apreciar, como el mismo artista confiesa, la influencia de a los grandes maestros europeos, como el español  Joaquín Sorolla, cuyas ideas sobre la luz y el diseño todavía se entrelazan en su trabajo en la actualidad.

Durante muchos años se han asociado sus figuras, con la tradición impresionista romántica. Reconociendo la influencia de Edouard VuillardPierre BonnardGustav Klimt, Flechin, Kleine Franz y Robert Motherwell y los expresionistas abstractos.

En su pintura es apreciable una sólida formación tanto en el dibujo, en el diseño de sus escenas y en la aplicación del color.

Su temática más frecuente es la figura humana, sobre todo la femenina, en ambientes habitualmente intimistas, escenas en interiores y exteriores urbanos y rurales, algunos desnudos, flores, retratos, y una serie de pintura abstracta.

Ha expuesto en más de cincuenta ocasiones en Estados Unidos, Europa y Asia.

Sus obras son altamente cotizadas y es disputada por coleccionistas, estando representada en las más importantes galerías, tanto públicas como privadas, así mismo ha sido objeto de numerosos artículos en revistas nacionales e internacionales como Art and Antiques Magazine, American Art Collector.

Palabras del artista:

“Creo que todo el mundo tiene un deseo inherente para el pensamiento original, y un artista que encuentra una pasión para expresar visualmente algo dentro de mí que no se puede definir, pero tengo fe en que existe”.

“Estoy constantemente midiendo la fuerza de mis propias convicciones, tratando de no cambiar mi arte para adaptarse a lo galerías, críticos, y la sociedad considere aceptable, ya que cuando un artista se encadena a las opiniones de los demás que él o ella va a perder lo más importante que tiene que aportar: su propia voz y la individualidad “.

“Las buenas obras son como amigos” que ha dicho, “que le animan a hacer más, para buscar, experimentar y crecer.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies